Muchos problemas dentales tienen que ver con el día a día y la forma de ser de quien los padece. Entre ellos, uno de los más recurrentes que se presentan en cualquier clínica odontológica: el bruxismo. El bruxismo es una actividad parafuncional que consiste en el apriete y rechinamiento dentaría, es de etiología multifactorial y está asociado principalmente al estrés y a alteraciones del sueño o parasomnias. Por ello, para muchos de nuestros pacientes, una serie de consejos para evitar el bruxismo pueden ser muy útiles para minimizar sus dolores mandibulares.

Las causas del bruxismo no están claramente definidas, aunque se considera que el estrés es uno de los factores más importantes. No obstante, hay otros factores que pueden contribuir a su aparición. Por nuestra experiencia en Centros Odontológicos Romano, observamos los siguientes:

  • Malos hábitos alimenticios. Ingerir ciertos alimentos que hacen trabajar en exceso a la mandíbula, o masticar de forma incorrecta, fomenta el bruxismo.
  • Una mala alineación de los dientes, aunque sea un problema paralelo, también puede tener una incidencia directa.
  • Los hábitos del sueño.
  • La incapacidad para relajarse es otro factor del rechinamiento de los dientes.
  • La postura adoptada.

Entre los signos y síntomas del bruxismo encontramos, principalmente, el desgaste de los dientes. Los pacientes suelen referir dolores en la articulación temporomandibular y en los músculos, que puede irradiarse hacia la cara, cuello, espalda e, incluso, provocar dolor de cabeza a quien lo padece.

Las señales pueden aparecer, especialmente, a tres niveles. En primer lugar en el aspecto dentario, con desgaste de las piezas dentales, movilidad, fracturas e hipersensibilidad. También a nivel neuromuscular, con fatigas o dolores musculares o hipertrofia de los músculos maseteros. Finalmente, en la articulación temporo-mandibular (ATM), con ruido articular, dolor y disfunción.

¿Cómo es posible evitar el bruxismo?

Aunque evitar el bruxismo y cualquier tratamiento a realizar deban pasar inevitablemente por manos expertas, hay un buen porcentaje de mal que puede mitigarse en primera persona, adaptando ciertos hábitos y teniendo claras las causas y consecuencias de esta patología.

Las acciones para evitar el bruxismo irán enfocadas, principalmente, a reducir el estrés. Podemos realizar deporte, que ayuda a liberar el estrés y dormir mejor. También es recomendable evitar el consumo de café y cualquier excitante horas antes de irnos a dormir, así como es recomendable realizar ejercicios de relajación y de estiramiento de los músculos de la mandíbula. Sobre todo, antes de dormir es necesario buscar una forma de relajación, ya sea escuchando música tranquila o mediante cualquier otro método.

Si, además de la prevención, ya es necesario preocuparse por el tratamiento, nuestros doctores buscarán el mejor camino para solucionar el problema adaptándose a la situación de cada paciente. El tratamiento, principalmente, se basa en evitar el movimiento dental anómalo para frenar el desgaste dental, así como afrontar las posibles causas psicológicas o físicas que puedan estar desencadenándolo. Algunas medidas para paliar los síntomas pueden ser:

  • Aprender técnicas de relajación que ayuden a reducir el estrés y la ansiedad.
  • Masajear los músculos de la cabeza y del cuello para reducir el dolor.
  • Realizar un tratamiento de ortodoncia para alinear los dientes, en casos de malposiciones.
  • Evitar alimentos duros o de masticación difícil.
  • Hidratarse adecuadamente.

Para evitar o frenar los daños dentales y disminuir la sobrecarga muscular causada por el bruxismo es necesario utilizar férulas de descarga. Son dispositivos dentales rígidos, hechos de resina, que cumplen con la misión de proteger la dentadura de la presión que ejerce el paciente cuando aprieta o rechina los dientes. Suele colocarse por las noches, antes de dormir, aunque también puede utilizarse durante el día, en casos en los que sea necesario.

En caso de sospechar que se padece este mal, antes de preocuparse por los consejos para evitar el bruxismo, conviene acudir al odontólogo para evitar la progresión del desgaste dental e intentar solventar la causa.

Tu clinica dental en Alicante, San Vicente y San Juan.

©Romano2019

Dónde estamos

ALICANTE, Plaza Ruperto Chapí nº1 03002 (Alicante) 965 21 80 57

SAN VICENTE, Av. Ancha de Castelar nº77, local derecho, 03690 San Vicente del Raspeig (Alicante). 965 66 52 26

SAN JUAN, C/ Mosén Pedro Mena, 12 Sant Joan d’Alacant (Alicante) TLF. 965 65 89 51

LEGAL

Contáctanos

Contáctanos por Email

(+34) 965 21 80 57

662 055 962

Diseñado y Desarrollado por ComunicAlicante

Pin It on Pinterest

Shares
Share This