Al pensar en besar, rara vez a alguien le acuden al pensamiento imágenes negativas. Los besos son demostraciones de cariño y amor, mensajes de sensualidad y complicidad y momentos de pasión, pero tras todos esos intangibles hay una realidad pragmática que puede causar muchos problemas: el contacto con la saliva de otras personas que puede dar pie a la llamada enfermedad del beso. Para conmemorar el Día Internacional del Beso, que se celebra el 13 de abril, queremos hablar de ello en nuestro blog.

La enfermedad del beso, nombre por el que se conoce comúnmente a la mononucleosis infecciosa, se contagia principalmente con la saliva como vehículo. Al igual que la varicela, forma parte de la familia de los herpes, y el virus que la provoca se denomina Epstein-Barr. El perfil de persona que pasa esta enfermedad es bastante recurrente: entre los 15 y los 25 años es más frecuente.

Cuando se produce el contagio de la enfermedad del beso aparecen unos síntomas muy claros y característicos: fiebre, pérdida de apetito, dolor e inflamación de garganta, náuseas y vómitos y, en general, un malestar que afecta a todos los niveles del cuerpo.

Tanto hombres como mujeres pueden ser contagiados sin excepción, incluso se dan casos en niños. Por eso, para prevenir la enfermedad del beso es importante tomar una serie de medidas; lavarse las manos frecuentemente con agua caliente y jabón, evitar compartir cubertería (especialmente tenedores), vasos o cucharas; toser o estornudar tapándose la boca y evitar de manera evidente el contacto con personas que padezcan la emfermedad.

A la hora de valorar cómo tratar este tipo de infección, los corticoides son de primera elección. Su alto poder curativo puede ayudarnos en los días venideros tras el contagio, en los que la mejor idea será reposar, descansar y relajarse, así como evitar esfuerzos físicos muy exigentes y, sobre todo, alimentarse bien y beber mucha agua para evitar procesos de deshidratacion.

Los besos son hermosos. También necesarios. Pero siempre tenemos que darlos con cabeza y responsabilidad. Y, si en algún momento algo falla, en Centros Odontológicos Romano estaremos encantados de ayudar a nuestros pacientes ante la aparición de cualquier sintomatología relacionada.

Tu clinica dental en Alicante, San Vicente y San Juan.

©Romano2019

Dónde estamos

ALICANTE, Plaza Ruperto Chapí nº1 03002 (Alicante) 965 21 80 57

SAN VICENTE, Av. Ancha de Castelar nº77, local derecho, 03690 San Vicente del Raspeig (Alicante). 965 66 52 26

SAN JUAN, C/ Mosén Pedro Mena, 12 Sant Joan d’Alacant (Alicante) TLF. 965 65 89 51

LEGAL

Contáctanos

Contáctanos por Email

(+34) 965 21 80 57

662 055 962

Diseñado y Desarrollado por ComunicAlicante

Pin It on Pinterest

Shares
Share This