En las clínicas de Centros Odontológicos Romano recibimos cada día y cada semana a pacientes con problemas de salud bucodental de lo más variados. Unos más graves, otros no tanto, unos muy poco frecuentes y otros con los que prácticamente lidiamos cada día. Una de estas problemáticas con las que nos enfrentamos cada poco tiempo es la caries dental: una afectación tan común que puede encontrarse indistintamente en pacientes infantiles, adultos y ancianos.

La caries dental es una lesión cuyo desarrollo es la formación de agujeros en la superficie del esmalte. Su principal problema radica en que esa lesión progresa y crece hacia el interior de los dientes, que es donde puede causar el mayor daño a las personas.

Es un problema de carácter multifactorial. Lo más común es pensar que la caries dental aparece por la ingesta excesiva de azúcares, pero también puede tener su origen en unos malos hábitos de higiene o en las bacterias que genere el propio paciente, entre otras causas.

Esas bacterias utilizan los sustratos de la alimentación para atacar el esmalte de los dientes y colonizar en forma de placa bacteriana las superficies dentales. Cuando una caries se forma, puede estar presente en todas las superficies lisas de los dientes, en las fosas y fisuras e incluso en las estructuras radiculares.

Al principio, como tantos otros problemas de salud bucodental, es asintomática. Esto hace que los pacientes, al no sentir ningún dolor ni molestia, no sean conscientes de que tienen una caries. El problema viene conforme la lesión crece y la progresión va en aumento, y es cuando se experimentan síntomas como la sensibilidad al frío, al calor o las molestias al morder.

Para evitar llegar a ese punto, tal y como siempre abogamos desde nuestras clínicas y por parte de todo nuestro equipo especializado en odontología, la clave es la prevención. Es importante mantener una rutina de revisiones al menos una vez al año, e incluso de forma semestral: si una caries se diagnostica a tiempo, generalmente puede retirarse la superficie afectada y reconstruir la zona dental con resinas fotopolimerizables.

Cuando el dolor provocado por las caries dental es constante, el sistema nervioso interno de las piezas dentales está afectado. Llegados a este punto, lo recomendable es un tratamiento de los conductos afectados. Si la lesión ha crecido hasta tener una gran envergadura, y no hubiera margen para una opción más conservadora, llegaría un momento en el que la retirada de la pieza dental sería la única solución posible.

La caries dental, como tantas otras lesiones, puede evitarse con unos buenos hábitos. Pequeños gestos y detalles del día a día que, sumados con el tiempo, nos darán la protección necesaria contra ella. Higiene tres veces al día, seguir unos cuidados normales y, si aun así apareciera, contar con la ayuda de nuestros dentistas para detectarlo a tiempo y poder darle una solución apropiada y poco invasiva.

Tu clinica dental en Alicante, San Vicente y San Juan.

©Romano2019

Dónde estamos

ALICANTE, Plaza Ruperto Chapí nº1 03002 (Alicante) 965 21 80 57

SAN VICENTE, Av. Ancha de Castelar nº77, local derecho, 03690 San Vicente del Raspeig (Alicante). 965 66 52 26

SAN JUAN, C/ Mosén Pedro Mena, 12 Sant Joan d’Alacant (Alicante) TLF. 965 65 89 51

LEGAL

Contáctanos

Contáctanos por Email

(+34) 965 21 80 57

662 055 962

Diseñado y Desarrollado por ComunicAlicante

Pin It on Pinterest

Shares
Share This