La eterna duda entre cepillo manual y cepillo eléctrico a la hora de lavarnos los dientes es una de las cuestiones que más pacientes y usuarios se plantean. Pero, ¿hay una opción preferible a la otra? ¿Depende de cada caso y cada paciente? En Centros Odontológicos Romano, tras treinta años de experiencia en el cuidado de la salud bucodental como dentistas en Alicante, creemos que lo mejor es valorar cada producto, el cepillo manual y el eléctrico, en función de sus ventajas y desventajas.

Ventajas del cepillo manual

El cepillo manual es, al igual que el lápiz para los niños, una herramienta de aprendizaje y motivación. El primer cepillo que recomendamos es siempre el manual, para que los pacientes aprendan a cepillarse bien los dientes, tanto en casos de adultos como infantiles. Además, la utilización del cepillo manual está indicada en aquellos procedimientos quirúrgicos complejos en los que se requiera un mayor cuidado de los tejidos blandos y piezas dentales trabajadas, con la finalidad de preservarlos en su totalidad.

También el cepillo manual está indicado para pacientes que empiezan un tratamiento de ortodoncia, cuya primera recomendación es el adecuado cepillado y cuidado de los dientes, que puede realizarse con cepillos manuales de un diseño especial para quienes lleven la aparatología ortodóntica.

El cepillo manual, aparte de esos usos particulares, tiene una ventaja sobre el eléctrico: el precio. Es un producto mucho más fácil de adquirir, con un precio asequible para cualquier bolsillo y, sin duda, inferior al de los cepillos eléctricos.

 Desventajas del cepillo manual

Pero también tiene sus desventajas. Una de las principales es que, al depender del movimiento de nuestra mano, el cepillado puede realizarse con presiones dispares. Si la presión es excesiva sobre el diente, el esmalte dental puede dañarse, y provocar unas lesiones típicas a las que se conoce como recesión gingival. Es decir, las encías retroceden y dejan al descubierto zonas del diente que son más sensibles a estímulos como el frío y el calor.

Es común denominador a ambos cepillos el efecto que tiene el tiempo de cepillado: el tiempo ideal es de dos minutos, y en infinidad de ocasiones no se llega ni de cerca, por lo que el cepillado es incorrecto.

Ventajas del cepillo eléctrico

El cepillo eléctrico, aunque en sus inicios tenía muchos escépticos, tiene una gran ventaja: gracias a su sistema de cabezales rotatorios tiene la capacidad de retirar más placa bacteriana de los dientes, que es la primera causa de producción de caries y de problemas de encías como la gingivitis o la periodontitis.

Los dientes, con el cepillo eléctrico, sufren menos abrasión o desgaste en su superficie externa, ya que la presión que se ejerce sobre las piezas dentales es menor. Además, las personas que utilizan cepillos eléctricos suelen emplear más tiempo en el cepillado, e incluso los modelos más actuales disponen de señales acústicas que ayudan a los usuarios a emplear el tiempo perfecto en cada zona y lograr así una técnica de cepillado más efectiva.

Desventajas del cepillo eléctrico

Pero, al igual que el cepillo manual, también tiene sus desventajas. Una de las principales es el coste económico: a mayores prestaciones, calidades y marcas, también el precio es mayor, lo que en muchas ocasiones decanta la balanza a la hora de decidir entre cepillo manual y cepillo eléctrico.

Otro factor a tener en cuenta es el tiempo que hay que emplear para el cepillado con este tipo de sistema. Al ser un poco mayor, muchos pacientes se apresuran a finalizarlo antes de tiempo, por lo que puede no resultar efectivo y no retirar de manera correcta la placa bacteriana. También en su contra juega el característico gran tamaño y ergonomía, ya que puede resultar incómodo para el usuario por su mayor envergadura.

¿Cual es mejor?

En Centros Odontológicos Romano la única recomendación en la que creemos que conviene insistir es, más allá del sistema elegido para ello, en la de cepillarse correctamente tres veces al día. En ausencia de un cepillado efectivo, es indiferente si se usa un cepillo manual o uno eléctrico. Es de vital importancia realizar los tres cepillados diarios, ya sea con uno u otro método.

Para quienes ya tengan esa conciencia, es importante elegir qué sistema se ajusta más a las necesidades de cada paciente. Ante cualquier duda, conviene acudir a una consulta para realizarse un estudio actual y personalizado del estado de la boca, y que los profesionales expertos puedan recomendar el mejor sistema que requiera el paciente para poder ser más eficaces en su higiene bucodental.

Tu clinica dental en Alicante, San Vicente y San Juan.

©Romano2019

Dónde estamos

ALICANTE, Plaza Ruperto Chapí nº1 03002 (Alicante) 965 21 80 57

SAN VICENTE, Av. Ancha de Castelar nº77, local derecho, 03690 San Vicente del Raspeig (Alicante). 965 66 52 26

SAN JUAN, C/ Mosén Pedro Mena, 12 Sant Joan d’Alacant (Alicante) TLF. 965 65 89 51

LEGAL

Contáctanos

Contáctanos por Email

(+34) 965 21 80 57

662 055 962

Diseñado y Desarrollado por ComunicAlicante

Pin It on Pinterest

Shares
Share This