Entramos en la fase final del año, y eso significa la llegada de la época que muchas personas están esperando: la Navidad. Reuniones familiares, grandes banquetes, regalos y vacaciones suelen acompañar a una de las etapas con más magia y simbolismo del año, pero precisamente ese carácter especial puede hacer que nuestros dientes sufran sobremanera. Excederse con el dulce puede tener consecuencias muy negativas a todos los niveles.

Cada vez que nuestros dientes se enfrentan con el temible azúcar -o fructosa, o sacarosa- se inicia una batalla. El azúcar hace mella en nuestros dientes, desmineralizándolos y dando pie a caries y placa. Disfrutar de las fiestas es prácticamente una obligación, pero excederse con el dulce y no preocuparse por la higiene bucodental acarreará ciertos problemas.

Desde Centros Odontológicos Romano no queremos asustar a nadie: no es necesario renunciar a los turrones ni mazapanes. Bastará con tomar ciertas precauciones para evitar algunas de las consecuencias que puede traernos un hábito que se prolongue más tiempo del necesario, entre las que están las siguientes:

  • Facilidad para hacer daño a los dientes. Con una oferta tan increíblemente extensa y tan extremadamente azucarada, las posibilidades de dañar nuestra salud bucodental se multiplican. Chocolate a la taza, turrón, fruta escarchada, polvorones, mantecados y un sinfín de productos tan deliciosos como dañinos están por todas partes en estas fechas.
  • ¿Todo vale? Parece que por ser Navidad tenemos un cheque en blanco y, aunque muchas personas así afrontan las fiestas, no debería ser así. Disfrutar de nuestros seres queridos y de los alimentos típicos de estas fechas no es incompatible con tener cierto cuidado. Excederse con el dulce puede ser incluso contraproducente, impidiéndonos atender todas las citas.
  • Cuidado con los sustitutos. Muchas personas tienen entre ceja y ceja hacer su propia versión healthy de cada receta tradicional. Por mucho que un dulce cambie el azúcar por stevia, edulcorantes o xilitol, no significa que nuestros dientes no puedan sufrir. Las rutinas de higiene deben mantenerse en todos los casos.

Precauciones

La prevención, como decimos tanto en nuestras consultas como a través de este blog y nuestras redes sociales con mucha frecuencia, es la mejor arma posible. Ante todo hay que tratar de que el cambio de hábitos que suponen todas estas comidas, reuniones y vacaciones no altere nuestras rutinas de higiene, que serán las que ayuden a mantener a raya los problemas.

Como la amenaza será mayor, también podemos añadir un refuerzo extra. Dando por hecho que los tres cepillados diarios y el uso frecuente de hilo dental están ya en la ecuación, un buen añadido a esta rutina sería el uso de flúor o distintos enjuagues.

Además, llevar un cepillo de viajes o un pequeño kit de emergencias para casas de familiares o restaurantes puede evitar a nuestros dientes el suplicio de no ser cepillados durante horas después de excederse con el dulce, ayudándoles a evitar el daño del azúcar.

Tu clinica dental en Alicante, San Vicente y San Juan.

©Romano2019

Dónde estamos

ALICANTE, Plaza Ruperto Chapí nº1 03002 (Alicante) 965 21 80 57

SAN VICENTE, Av. Ancha de Castelar nº77, local derecho, 03690 San Vicente del Raspeig (Alicante). 965 66 52 26

SAN JUAN, C/ Mosén Pedro Mena, 12 Sant Joan d’Alacant (Alicante) TLF. 965 65 89 51

LEGAL

Contáctanos

Contáctanos por Email

(+34) 965 21 80 57

662 055 962

Diseñado y Desarrollado por ComunicAlicante

Pin It on Pinterest

Shares
Share This