La relación entre lo que comemos y nuestra salud bucodental es directamente proporcional. Una unión que va mucho más allá de la estrecha vinculación entre azúcar y caries: la elección de los alimentos que ingiramos tendrá una traducción directa en nuestros dientes. La mala alimentación no es solo atiborrarse de caramelos. Hay muchas maneras de dañar a la salud bucodental a través de la dieta diaria.

En relación con la salud bucodental, muchos de los pacientes que recibimos en Centros Odontológicos Romano piensan que los únicos alimentos con los que conviene andar con ojo son los dulces. Desgraciadamente, no es tan sencillo como vetar un grupo de alimentos y darse por protegidos, ya que otras muchas elecciones, algunas de ellas no especialmente extrañas, pueden tener efectos igualmente negativos.

La mala alimentación es, por tanto, un factor importante en la salud bucodental. Un exceso de comida rápida y de carbohidratos simples -no solo en su formato azucarado- pueden tener unas consecuencias para nuestros dientes tan graves como una bolsa de chucherías. Ese tipo de comidas fomentan una mayor aparición de bacterias, lo que a medio plazo puede dar pie a la aparición de las famosas caries, así como de enfermedades periodontales.

Otro problema frecuente de salud bucodental derivado de una mala alimentación es la erosión dental. Una situación en la que el paciente pierde el tejido dental duro debido a un exceso de ácidos en la dieta: frituras, harinas, azúcares, zumos envasados o cítricos, entre otros alimentos, pueden causarnos problemas.

Al igual que cuando nos preocupamos por la salud general y la nutrición, si queremos esquivar una mala alimentación a nivel bucodental, lo principal es encontrar el equilibrio. Las prohibiciones solo implican frustraciones, por lo que el mejor enfoque es el de disfrutar con moderación y de forma puntual de aquello que sabemos que no tiene consecuencias positivas y, por contra, basar la mayor parte de nuestras comidas en alimentos sin impacto negativo ni para nuestra salud general ni para nuestra salud bucodental.

Cosas como las bebidas carbonatadas -especialmente las azucaradas-, caramelos, frutos secos muy duros, los fritos, la comida rápida, los alimentos de gran acidez o los helados pueden resultar apetecibles para un momento dado, pero un abuso puede traernos problemas. La mala alimentación no solo afecta a cómo de fácil nos abrochamos los pantalones, y así lo dice la propia Organización Mundial de la Salud.

Tu clinica dental en Alicante, San Vicente y San Juan.

©Romano2019

Dónde estamos

ALICANTE, Plaza Ruperto Chapí nº1 03002 (Alicante) 965 21 80 57

SAN VICENTE, Av. Ancha de Castelar nº77, local derecho, 03690 San Vicente del Raspeig (Alicante). 965 66 52 26

SAN JUAN, C/ Mosén Pedro Mena, 12 Sant Joan d’Alacant (Alicante) TLF. 965 65 89 51

LEGAL

Contáctanos

Contáctanos por Email

(+34) 965 21 80 57

662 055 962

Diseñado y Desarrollado por ComunicAlicante

Pin It on Pinterest

Shares
Share This