En Centros Odontológicos Romano nos encontramos diariamente con multitud de pacientes y sus problemáticas bucodentales individuales. Aunque cada paciente tiene una historia clínica y unas particularidades propias, algunas situaciones se dan con mayor frecuencia que otras, como las caries o, en el caso del post de hoy, los problemas relacionados con las muelas del juicio. Las muelas del juicio son los terceros molares superiores e inferiores, ubicados en el fondo de la boca.

Las muelas del juicio reciben dicho nombre porque suelen salir entre los 17 y los 21 años, cuando se considera que una persona tiene la edad suficiente para haber adquirido algo de “juicio”. Suelen ser una de las principales y más habituales causas de consulta al dentista.

La causa de los problemas con las muelas del juicio

Las muelas del juicio que están sanas y en la posición correcta no suelen causar problemas. Los inconvenientes pueden venir si se da alguno de los siguientes casos:

  • Muelas del juicio que solo salen parcialmente a través de las encías debido a la falta de espacio. Esto puede hacer que un colgajo de tejido de la encía crezca por encima de ellas. La comida puede quedar atrapada en el colgajo y provocar una infección en las encías.
  • Salen torcidas o en la dirección equivocada.
  • El maxilar no es lo suficientemente amplio como para que tengan espacio. Las muelas del juicio pueden quedarse atrapadas (retenidas) en el maxilar y no salir en boca.
  • Su posición posterior en la arcada dental dificulta una higiene dental adecuada, haciéndolas más susceptibles ante el riesgo de padecer caries.
  • La aparición de un quiste que pueda dañar el hueso o las raíces.

¿Qué pasa si no hay espacio adecuado para que salgan completamente?

La conocida como muela del juicio impactada, que debe ser extraída lo antes posible, puede dar pie a distintos problemas en la boca del paciente:

  • Infección en las encías alrededor del cordal semiincluido. La muela del juicio produce una inflamación progresiva de encías de su alrededor, también llamada pericoronaritis. Una vez se haya extraído, la situación mejora paulatinamente.
  • Infección en el hueso, destruyendo el hueso alrededor de la muela del juicio, puede llegar a afectar los dientes adyacentes. Esa infección de la muela del juicio puede propagarse hasta la mejilla o el cuello, ocasionando dolor en la muela, garganta y oído.
  • Caries en los dientes vecinos. La zona en la que se encuentran la muelas del juicio es difícil de limpiar. De este modo, la comida puede quedar impactada entre el segundo y tercer molar. Las caries en esa zona distal del segundo molar avanzan rápidamente.
  • Quistes foliculares y dolores frecuentes (dolores de cabeza, de oído, dolor facial general, etc.).
  • Presión constante en el segundo molar y en los demás dientes pudiendo provocar que éstos se muevan cuando la muela del juicio no tiene suficiente espacio para salir completamente.

Síntomas para detectar problemas con las muelas del juicio

Cada persona, según sus circunstancias y características, puede padecer diferentes síntomas. Sin embargo, sí que en la mayoría de los casos se presentan signos parecidos que evidencian algún problema con las muelas del juicio. Hay síntomas que pueden ser señal de que los terceros molares están dando problemas.

Un signo evidente de problema es la aparición de dolor o irritación en la zona donde está erupcionando la muela. La rigidez de la mandíbula también es un signo de que algo está pasando en tu boca. Otra señal es el apiñamiento de los dientes, que puede estar causado por la falta de espacio: como la muela del juicio no tiene sitio suficiente, empuja al resto de dientes provocando su desplazamiento.

Como hemos comentado, estas piezas nacen en una zona de difícil acceso, por lo que el cepillado se complica un poco si no prestamos una atención especial. Esto puede provocar que aumente la aparición de caries.

Conservar las muelas del juicio: ¿Sí o no?

Las muelas del juicio que no se sacan deben seguir siendo vigiladas debido a que todavía existe el potencial de desarrollar problemas más tarde. Cuando la gente envejece, tiene mayor riesgo de desarrollar problemas de salud, y esto incluye problemas en las muelas del juicio. Las visitas habituales al dentista permitirán evaluar las muelas del juicio y la salud en general.

Para evitar los problemas que provocan las muelas del juicio es necesario visitar al dentista, que evaluará la situación y podrá extraerlas en caso de que sea necesario. Sin embargo, no solo se debe acudir a la clínica dental cuando surjan dolores y molestias difíciles de soportar: aunque las muelas del juicio se estén desarrollando de forma correcta, las visitas al odontólogo son esenciales.

Los síntomas de las muelas del juicio son muchos y variados, por lo que, ante cualquier problema o la sensación de notar alguno de los síntomas arriba descritos, consulte con su dentista lo antes posible.

Artículo escrito por la doctora Ana Giner, especialista en Centros Odontológicos Romano.

Tu clinica dental en Alicante, San Vicente y San Juan.

©Romano2019

Dónde estamos

ALICANTE, Plaza Ruperto Chapí nº1 03002 (Alicante) 965 21 80 57

SAN VICENTE, Av. Ancha de Castelar nº77, local derecho, 03690 San Vicente del Raspeig (Alicante). 965 66 52 26

SAN JUAN, C/ Mosén Pedro Mena, 12 Sant Joan d’Alacant (Alicante) TLF. 965 65 89 51

LEGAL

Contáctanos

Contáctanos por Email

(+34) 965 21 80 57

662 055 962

Diseñado y Desarrollado por ComunicAlicante

Pin It on Pinterest

Shares
Share This