En Centros Odontológicos Romano nos encontramos diariamente con múltiples patologías y problemas de salud bucodental de diferentes tipologías. Una de estas problemáticas es la xerostomía, manifestación clínica más común de las disfunciones de las glándulas salivales, también clasificada en función de su tipo concreto.

Por un lado, la xerostomía primaria, debida a una malfunción en las glándulas salivales y que, por tanto, provoca una disminución cuantitativa de la secreción de saliva. Por otro, la xerostomía sintomática, que es la sensación subjetiva de boca seca a pesar de la secreción de saliva normal. Dos formas de encontrar un mismo problema.

La xerostomía no está considerada como una enfermedad, pero puede implicar alteraciones relacionadas con las glándulas salivales, o ser el resultado de alteraciones sistémicas. Existen muchas causas detrás de la xerostomía, y estas son algunas de las más frecuentes:

  • Las más comunes son ciertos medicamentos sistémicos, sobre todo en personas de la tercera edad. Se conocen más de 500 medicamentos que pueden afectar a la secreción, tanto en cantidad como en calidad, de la saliva. Entre ellos están los antidepresivos tricíclicos, los antihipertensivos o los anticonvulsivantes.
  • Enfermedades crónicas autoinmunes, como el síndrome de Siogren, lupus eritematoso sistémico o artritis reumatoidea. En estas enfermedades se puede observar sequedad en la mucosa bucal, así como en las mucosas oculares, nasales y vaginales.
  • Pacientes oncológicos sometidos a radioterapia. La radioterapia en cabeza y cuello lleva a una destrucción de las células de las glándulas salivales, y la extensión de la lesión depende de la dosis de radiación absorbida, la duración de la radiación y la extensión de la zona irradiada.
  • También a los pacientes oncológicos que siguen quimioterapia se les pueden producir modificaciones en la composición de saliva o encontrarse ligeramente disminuida su secreción. Los efectos secundarios suelen ser menores en comparación con la radioterapia.

Manifestaciones clínicas de la xerostomía

La saliva tiene un papel muy importante en la salud bucodental. Al 99% está formada por agua, y el 1% restante son sales inorgánicas como socio, potasio o magnesio. La disminución de su secreción puede provocar dificultad para el normal desarrollo de diferentes funciones orales.

Una de las consecuencias de la xerostomía son los problemas de masticación e ingesta de alimentos secos, disfagia (dificultad para tragar), disgeusia (alteración del gusto), halitosis (mal aliento), dificultad de hablar y sensación de ardor en la boca. Pero no son las únicas manifestaciones clínicas.

En casos severos de xerostomía, puede asociarse con caries cervicales, gran acumulo de placa bacteriana y candidiasis oral recurrente, ulceraciones debido a prótesis dentales mal adaptadas, queilitis angular y lengua depapilada.

¿Cómo se diagnostica y trata?

Para que la xerostomía no se convierta en un problema grande, es importante realizar una historia médica detallada además de un cuestionario estructura enfocado (Fox et al) a los pacientes con sospecha de xerostomía. Existen pruebas específicas para examinar el flujo salival, como son la sialografía, la sialometría o la sialoquímica, que pueden ayudar a determinar la función de las glándulas salivales.

El tratamiento de la xerostomía es sintomatológico. Debemos emplear unas medidas preventivas que consistan en instrucciones de higiene oral, uso de pastas fluoradas y enjuagues bucales antimicrobianos. Además, conviene no fumar ni consumir alcohol, utilizar chicles sin azúcar para estimular la secreción salival y tratar de ingerir dos litros de agua al día, con un poco de limón, dividiendo el consumo para hacerlo en pequeños sorbos de forma frecuente durante.

La estimulación de las glándulas salivares es óptima para el paciente que tiene alguna función remanente. Para ello, disponemos de sustancias que promueven la secreción salival, los denominados sialogogos.

La detección temprana e intervención rápida puede prevenir las consecuencias anteriormente mencionadas. Para ello, es recomendable un programa de revisión cada tres o cuatro meses con el odontólogo, para controlar así la xerostomía y sus problemas de salud bucodental.

Artículo escrito por la doctora Najwa Boukhzer, dentista en Centros Odontológicos Romano.

BIBLIOGRAFÍA

  • Tanasiewicz M, HILDEBRANDT T, Obersztyn I. Xerostomia of Various Etiologies: A Review of the Literature. Advances in Clinical and Experimental Medicine. 2016;25(1):199-206.
  • Ulloa B J, Fredes C F. Manejo actual de la xerostomía. Revista de otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello. 2016;76(2):243-248.
  • Jiménez Duarte J. Aspectos clínicos y tratamiento de la xerostomía. Acta Otorrinolaringol & Cir Cab-Cuello. 2005; 33:14-20

Tu clinica dental en Alicante, San Vicente y San Juan.

©Romano2019

Dónde estamos

ALICANTE, Plaza Ruperto Chapí nº1 03002 (Alicante) 965 21 80 57

SAN VICENTE, Av. Ancha de Castelar nº77, local derecho, 03690 San Vicente del Raspeig (Alicante). 965 66 52 26

SAN JUAN, C/ Mosén Pedro Mena, 12 Sant Joan d’Alacant (Alicante) TLF. 965 65 89 51

LEGAL

Contáctanos

Contáctanos por Email

(+34) 965 21 80 57

662 055 962

Diseñado y Desarrollado por ComunicAlicante

Pin It on Pinterest

Shares
Share This