Dentro de la odontología existen múltiples campos de especialidad que, cada uno a su manera, cubren diferentes ámbitos, a distintos tipos de pacientes y las más variadas patologías o problemáticas. Todas ellas son importantes ya que abarcan ámbitos muy específicos para los que la especialización es una necesidad, ya que requerirán enfoques y soluciones que se aplicarán a situaciones concretas. Una de ellas es la que trata a los pacientes más pequeños de la casa: en este artículo trataremos sobre qué es la odontopediatría y por qué es tan importante.

La respuesta a qué es la odontopediatría la tenemos cada día en las clínicas de Centros Odontológicos Romano: es la especialidad de la odontología encargada del estudio y el tratamiento de las patologías y alteraciones bucodentales de recién nacidos, niños y adolescentes. Esta especialidad se centra en el tratamiento de la dentición temporal, los conocidos dientes de leche que se cambiarán y darán paso a la dentición permanente joven.

Y ahí radica la importancia de la odontopediatría: el correcto mantenimiento de la dentición temporal es clave para prevenir posibles alteraciones en la dentición definitiva. Odontopediatras y sus equipos son los encargados de instruir a toda la familia sobre los correctos hábitos higiénico-dietéticos para lograr una buena salud bucodental.

Dentición temporal y permanente

Existen múltiples diferencias entre la dentición temporal y la permanente. La más notable es el número de dientes: en la dentición temporal hay 20 dientes, divididos en 10 por cada una de las arcadas. En cambio, en la dentición permanente, se encuentran 16 dientes en la arcada inferior y 16 en la superior, sumando un total de 32 dientes. El cambio de tamaño y color también es una diferencia que se puede observar a simple vista. Sin embargo, la diferencia más destacable es la estructura dental, siendo las capas de esmalte y destina de los dientes de leche de menor espesor y mineralización que las de los dientes definitivos, lo que les confiere menor resistencia.

En la dentición temporal, una de las patologías más frecuentes (y que más preocupa a los padres) es la caries dental. La caries es una enfermedad provocada por bacterias capaces de fermentar los azúcares que provienen de la dieta y transformarlos en ácidos que dañan la estructura dental. El crecimiento bacteriano se ve favorecido, principalmente, por una dieta rica en azúcares y una pobre higiene dental, aunque existen otros factores que pueden agravar la enfermedad. El control de los agentes causales y de los factores de riesgo que predisponen a desarrollar esta enfermedad es fundamental para evitar la aparición de estas lesiones.

El tratamiento restaurador es el tratamiento de elección para la conservación del diente hasta el momento de su exfoliación. Las lesiones ocurridas en la dentición temporal se tratarán de una manera menos conservadora y más agresiva que las ocurridas en los dientes permanentes, para evitar que, en el peor de los casos, se pudiera dar un tratamiento insuficiente a un diente temporal, que luego repercutiría en su sucesor. Cuando el tratamiento restaurador ya no es posible, se opta por la extracción del diente y colocación de un mantenedor de espacio, que evitará la consecuente pérdida de espacio para la erupción del diente predecesor, ya permanente.

También son objeto de mención otras afectaciones como las alteraciones de número, tamaño y forma, alteraciones del color y la estructura dental, como es el caso de las hipomineralizaciones y los traumatismos dentales.

Traumatismos dentales

Los traumatismos dentales son lesiones de los dientes producidas por un golpe en la boca, pudiendo ocasionar la fractura o pérdida de uno o varios dientes. No es necesario preguntarse qué es la odontopediatría en este caso, ya que pueden darse estas situaciones igualmente en adultos con dentición permanente, pero sí es una de las situaciones más frecuentes a la hora de tratar a bebés, niños y adolescentes. Podemos encontrarnos ante un traumatismo en la dentición temporal, dentición mixta (durante el cambio de dentición) o dentición permanente.

Las lesiones traumáticas de los dientes temporales y permanentes jóvenes afectan a los tejidos dentarios, al periodonto y al hueso alveolar, lo que puede producir alteraciones estéticas, riesgos de infección, alteraciones de la función, modificación de la oclusión dentarla y episodios de dolor.

En la dentición temporal, el mayor número de accidentes suelen ocurrir durante los tres primeros años de vida. En este momento los dientes temporales tienen su raíz muy cerca de los dientes definitivos. Cuando se produce un traumatismo en la dentición temporal puede afectar a la dentición definitiva que se está desarrollando, por eso es muy importante su seguimiento hasta que el diente permanente haya erupcionado. Si lo que ocurre es que el diente temporal ha salido por completo de la boca, no se reimplanta por el peligro de lesionar al diente definitivo.

Cuando se produce un traumatismo en un diente permanente joven, es importante ver si tiene formada completamente la raíz o no, ya que de esto dependerá su tratamiento y pronóstico a largo plazo. La formación completa de la raíz se suele producir entre los 2 y los 5 años después de la erupción. En caso de que el diente definitivo haya salido por completo de la boca, debe ser reimplantado de inmediato: cuanto más tiempo pase fuera de la boca peor será su pronóstico. Para su transporte, lo mejor es introducirlo en leche, suero fisiológico o en la saliva del propio paciente si no se dispone de los anteriores.

Por todo esto, es aconsejable acudir al odontopediatra en el momento del embarazo, para recibir la información acerca de los primeros cuidados bucodentales, y que oriente las posteriores revisiones periódicas en las que se realiza un control de la erupción, de la posición de los dientes y de la salud de dientes y encías. Pide cita en Centros Odontológicos Romano y te atenderán nuestros especialistas.

Artículo escrito por la doctora Ángela Martín, dentista en Centros Odontológicos Romano.

Tu clinica dental en Alicante, San Vicente y San Juan.

©Romano2019

Dónde estamos

ALICANTE, Plaza Ruperto Chapí nº1 03002 (Alicante) 965 21 80 57

SAN VICENTE, Av. Ancha de Castelar nº77, local derecho, 03690 San Vicente del Raspeig (Alicante). 965 66 52 26

SAN JUAN, C/ Mosén Pedro Mena, 12 Sant Joan d’Alacant (Alicante) TLF. 965 65 89 51

LEGAL

Contáctanos

Contáctanos por Email

(+34) 965 21 80 57

662 055 962

Diseñado y Desarrollado por ComunicAlicante

Pin It on Pinterest

Shares
Share This