Los remedios caseros para molestias dentales llevan años y décadas en el imaginario colectivo. Suelen ser prácticas poco científicas que se han utilizado durante años como paliativos, pero que con el avance de la ciencia han quedado obsoletas y son sustituidas y mejoradas por remedios prácticos y mucho más efectivos.

Pero estos remedios, en muchos casos, van más allá de los inocentes consejos ‘de la abuela’: disciplinas pseudocientíficas como la homeopatía dan supuestos remedios que comercializan y que no tienen estudios avalados que confirmen sus efectos, hacen pagar a muchos usuarios desesperados por dolencias y no ofrecen soluciones reales.

¿Es posible paliar molestias dentales con remedios caseros?

Existen muchos productos y consejos, sobre todo en el campo de la homeopatía, que dicen ayudar a curar infecciones externas, molestias o dolores leves de heridas tipo llagas o afecciones de tejidos blandos. Aun así, lo que se define como un dolor de muelas real, ningún remedio casero puede sustituir a un tratamiento de desvitalización de conductos (endodoncia), que es la única manera de parar una pulpitis o inflamación de los nervios, un dolor con el cual no se puede estar.

Desde una perspectiva experta, científica y profesional de la odontología, rotundamente se puede afirmar que ningún remedio casero u homeopático, de productos naturales o parafarmacia, puede sustituir a un tratamiento experto. A lo sumo, podría aliviar de manera muy suave alguna molestia o dolencia dental externa, pero nunca un problema grave.

Los remedios caseros más habituales

Entre los remedios caseros para molestias dentales que antiguamente se utilizaban, era habitual escuchar que el clavo servía como desinfectante, que el bicarbonato y el agua oxigenada blanqueaban los dientes, que el dolor de muelas se iba aplicando coñac en la zona o que el limón desinfectaba, cuando además es muy abrasivo y puede desgastar el esmalte a la gente que lo utiliza a diario.

Es posible, en determinados casos, aplicar de manera paliativa algunos remedios caseros, aunque su efectividad será prácticamente a nivel psicológica: el paciente pensará que está ayudando a no empeorar la situación. En la realidad, ni siquiera algunos de los famosos esprais de farmacia que aseguran quitar el dolor son capaces de eliminar, ni tan solo aliviar, una pulpitis aguda. No existe ningún remedio casero que, a corto plazo, consiga eliminar el dolor.

Tratamientos caseros que pueden ser perjudiciales

No solo es que los remedios caseros para molestias dentales puedan no servir de nada, es que incluso pueden llegar a resultar negativos. Quizá no puedan llegar a ser perjudiciales a nivel odontológico hasta el punto de interferir en un tratamiento que una pieza dental o zona necesiten, pero sí pueden observarse consecuencias como quemazones o abrasiones del esmalte, aunque no serían problemas que la odontología no pudiera resolver después.

El único remedio casero que en Centros Odontológicos Romano hemos visto que pueda funcionar, y que aconsejamos tras realizar nuestras cirugías, es realizar enjuagues dos o tres veces al día con agua tibia y sal. Con esto, se ayuda a la cicatrización de una zona trabajada en la que haya quedado una herida como la que puede resultar de una extracción de una pieza dental, tratamiento de periodoncia tras el que la encía hubiera quedado separada ligeramente del diente, pero sin necesidad de utilizar puntos. En esos casos, la acción del agua tibia con sal puede ayudar a recuperar la unión encía-diente tras el tratamiento.

Además, hay cirugías implantológicas tras las que se aconseja el mismo remedio para acelerar la cicatrización. Hoy en día, en farmacias existen productos con el mismo efecto cicatrizando compuestos por ácido hialurónico y aloe vera, entre otros elementos, que también son aconsejados tras nuestras intervenciones, aunque hay que reconocer que el único de los remedios caseros para molestias dentales por el que sí merece la pena optar es el ya mencionado enjuague con agua tibia y sal.

Los lectores han llegado a este artículo buscando:

 

Tu clinica dental en Alicante, San Vicente y San Juan.

©Romano2019

Dónde estamos

ALICANTE, Plaza Ruperto Chapí nº1 03002 (Alicante) 965 21 80 57

SAN VICENTE, Av. Ancha de Castelar nº77, local derecho, 03690 San Vicente del Raspeig (Alicante). 965 66 52 26

SAN JUAN, C/ Mosén Pedro Mena, 12 Sant Joan d’Alacant (Alicante) TLF. 965 65 89 51

LEGAL

Contáctanos

Contáctanos por Email

(+34) 965 21 80 57

662 055 962

Diseñado y Desarrollado por ComunicAlicante

Pin It on Pinterest

Shares
Share This