Muchas personas tienen por costumbre utilizar los dientes con fines para los que no fueron puestos en nuestro cuerpo. Abrir envases, arrancar etiquetas de la ropa o aguantar una bolsa mientras nos atamos los cordones de un zapato, por inofensivo que parezca, puede afectar a nuestros dientes. Una de esas prácticas, que es costumbre en muchas personas, es morderse las uñas: la onicofagia.

Problemas asociados a morderse las uñas

Morderse las uñas lleva asociados distintos problemas. Uno de ellos es que, al llevarnos las uñas a la boca, las bacterias situadas debajo de las mismas pueden pasar al sistema digestivo. La boca es la principal puerta de entrada a nuestro cuerpo, por lo que morderse las uñas implica poner una alfombra roja en dirección a nuestro organismo a toda la suciedad que involuntariamente se acumula en nuestras manos.

También es frecuente, cuando algunas personas se muerden las uñas por nervios o ansiedad, o sencillamente por hacerlo con poco cuidado, que se produzcan infecciones en las heridas resultantes de morderse las uñas. Las uñas pueden deformarse y crecer mal, incluso llegando a incrustarse en la piel de alrededor y produciendo mucho dolor. Además, por supuesto, de la mala sensación que supone llevar las uñas mordidas a nivel estético o profesional.

Mal uso de los dientes

El cuerpo humano tiene dientes con un fin muy determinado: masticar alimentos. Es muy frecuente encontrarse a personas que los usan para abrir envases, morder bolígrafos y otras prácticas que pueden dañarlos, como comer pipas en abundancia. En general, cualquier acción que implique utilizar los dientes como palanca o herramienta puede llegar a ser muy lesiva para nuestra salud bucodental.

La onicofagia es una forma de canalizar la ansiedad, por lo que hay muchas vías para canalizar esa energía. Practicar deporte, yoga, meditación, dar paseos por la naturaleza o realizar cualquier actividad que nos ayude a sentirnos más relajados y eliminar tensiones acumuladas es algo que agradecerá nuestro cuerpo en general, pero nuestra boca y uñas en particular.

Consecuencias de la Onicofagia

A nivel dental, mantener la onicofagia a largo plazo puede producir microfisuras en el esmalte, fracturas en los dientes y rotura de empastes situados en los incisivos. Además, las encías pueden dañarse produciendo gingivitis, con inflamación y sangrado, aparte de afectar negativamente a la articulación temporomandibular, produciendo sobrecarga y dolor. El hábito de morderse las uñas debe eliminarse completamente si tenemos carillas dentales, ya que aumenta enormemente la probabilidad de fractura.

Los lectores han llegado a este artículo buscando:

Tu clinica dental en Alicante, San Vicente y San Juan.

©Romano2019

Dónde estamos

ALICANTE, Plaza Ruperto Chapí nº1 03002 (Alicante) 965 21 80 57

SAN VICENTE, Av. Ancha de Castelar nº77, local derecho, 03690 San Vicente del Raspeig (Alicante). 965 66 52 26

SAN JUAN, C/ Mosén Pedro Mena, 12 Sant Joan d’Alacant (Alicante) TLF. 965 65 89 51

LEGAL

Contáctanos

Contáctanos por Email

(+34) 965 21 80 57

662 055 962

Diseñado y Desarrollado por ComunicAlicante

Pin It on Pinterest

Shares
Share This