En ocasiones, los pacientes que llegan a Centros Odontológicos Romano nos plantean preguntas sobre los tipos de tratamientos y herramientas que usamos para solucionar sus problemas. Por ello, queremos aprovechar nuestro blog para aclarar algunos conceptos que, por su similar nomenclatura, pueden provocar confusión, como es el caso de las prótesis fijas y prótesis removibles, sus ventajas, inconvenientes y aplicaciones.

Diferencias entre prótesis fija y removibles

La prótesis fija, como bien explica su propio nombre, puede ser cementada sobre los propios dientes (dento soportada) o bien sobre los implantes (implanto soportada). Por supuesto, la retención, el soporte, la estética y la estabilidad de las prótesis fijas son superiores respecto a las prótesis removibles, que únicamente reciben soporte sobre los dientes (con ganchos) o apoyo mucoso, como en caso de las clásicas prótesis completas.

Inconvenientes de las prótesis fijas

Los inconvenientes de las prótesis fijas son, en primer lugar, el coste: las coronas de porcelana tienen un precio mayor respecto a los dientes de resinas que se utilizan en las prótesis removibles. La ventaja de utilizarlos será que los mismos dientes de porcelana no se irán tiñendo con el tiempo, mientras que los dientes de resina de la prótesis removible tendrán un cambio de color y forma, ya que son fabricados con un material poroso y menos resistente.

Otro inconveniente de las prótesis fija es que, al ser cementada o atornillada (ya sea sobre dientes o sobre implantes), si ocurriese un problema al muñón o al implante, en algunos casos específicos podría tener que realizarse un nuevo trabajo de prótesis fija (coronas, puentes o coronas sobre implantes). En el caso de las prótesis removibles, por el contrario, será mayormente posible ajustar el color, soldar nuevamente la estructura metálica de la prótesis (en caso de que se haya roto), volver a poner nuevas piezas o hacer otras modificadas, pero sin tener que repetir nuevamente todo el trabajo.

Inconvenientes de las prótesis removibles

Por otro lado, la prótesis removible (definida como ‘de quitar y poner’) puede tener el inconveniente de que, por necesidad, al ser retirada de la boca tenga que ser guardada en cajitas y deba ser limpiada como si fuese una dentadura normal y corriente: es decir, con cepillo y pasta de dientes. Además, al tener únicamente apoyo sobre mucoso (encía) o sobre dientes (ganchos), las prótesis removibles, a lo largo de los años, pueden sufrir desajustes y una progresiva pérdida de estabilidad y retención, algo que no ocurre con las prótesis fijas al ser cementadas sobre los dientes o sobre los implantes, con lo que tendrán una estética perfecta y una retención óptima a lo largo de los años.

¿Cuándo usar una y otra?

Las prótesis fijas pueden utilizarse en todo tipo de personas, por supuesto también en pacientes de edad joven. Las clásicas prótesis removibles, las de quita y pon, son más aptas para personas entradas en años.

Si una persona todavía tiene un buen número de dientes en boca, o por lo contrario una suficiente cantidad de hueso para recibir un número específico de implantes, la prótesis fija por supuesto será la primera opción a tener en cuenta: fonación, estética, estabilidad y retención serán superiores que con una prótesis removible. En caso contrario, cuando no hay suficiente cantidad de hueso como para colocar uno o varios implantes, o los dientes remanentes en boca han sufrido pérdida de hueso o encía, y no nos garantizan un trabajo duradero y seguro con prótesis fijas, nuestras opciones pasarán por un tratamiento con prótesis removibles (parcial, en el caso de que todavía haya algún diente en boca; completa, en caso de que en una arcada inferior o superior ya no queden dientes).

Técnicas utilizadas para las prótesis fijas

Según sobre qué se cemente la prótesis fija, el caso será diferente. Si la prótesis es sobre dientes, después de haber hecho un correcto tallado, que consiste en la reducción del cuerpo del diente como para permitir la correcta colocación de coronas o puentes, sucesivamente habrá que tomar las medidas y moldes definitivos como para obtener un correcto duplicado de la arcada que recibirá nuestra futura prótesis fija, donde se irá elaborando el trabajo indicado.

Se realizarán unas pruebas en boca (color, adaptación a los dientes, estabilidad, retención, solidez de la estructura, ajuste) una vez que el trabajo haya sido terminado y, una vez que se haya comprobado el resultado, entonces se podrá cementar de manera definitiva. En el caso de las prótesis sobre implantes, habrá que colocar primero los implantes, que no son más que una rosca de titanio que (con anestesia local) se coloca en el hueso de nuestras arcadas.

Habrá que esperar unos meses para que el implante se fije bien al hueso, en un proceso llamado osteointegración, y pasado un tiempo determinado se repetirá lo mismo, como si fuese una prótesis sobre dientes: se tomarán unas medidas y los moldes y se procederá a la realización de la futura prótesis, que irá cementada o atornillada en función del número de los implantes colocados.

Cuidados de las prótesis

Por supuesto, estos tratamientos requieren un mantenimiento: habrá que hacer revisiones periódicas, que en el caso de las prótesis fijas serán más frecuentes, así como en el caso de las implanto soportadas (cada tres o cuatro meses). En el caso de las prótesis removibles, se irá controlando el trabajo aproximadamente cada seis meses.

La limpieza bucal, en el caso de la prótesis fija, deberá ser atenta y precisa en casa, asociando al uso del cepillo de dientes unos instrumentos apósitos para la limpieza interproximal (cepillos interproximales, arcos pasafilos, easy floss, super-floss, seda dental). En el caso de las prótesis fijas, las revisiones incluirán radiografías de control a los implantes y los muñones (dientes naturales previamente tallados).

En el caso contrario, las revisiones de las prótesis removibles serán realizadas verificando el correcto ajuste a la encía y también comprobando la retención y estabilidad garantizadas con el apoyo de los ganchos sobre los dientes.

Los lectores han llegado a este artículo buscando:

 

Tu clinica dental en Alicante, San Vicente y San Juan.

©Romano2019

Dónde estamos

ALICANTE, Plaza Ruperto Chapí nº1 03002 (Alicante) 965 21 80 57

SAN VICENTE, Av. Ancha de Castelar nº77, local derecho, 03690 San Vicente del Raspeig (Alicante). 965 66 52 26

SAN JUAN, C/ Mosén Pedro Mena, 12 Sant Joan d’Alacant (Alicante) TLF. 965 65 89 51

LEGAL

Contáctanos

Contáctanos por Email

(+34) 965 21 80 57

662 055 962

Diseñado y Desarrollado por ComunicAlicante

Pin It on Pinterest

Shares
Share This