En ocasiones, muchos pacientes confunden, o al menos no saben diferenciar completamente, los tratamientos que incluyen empastes de los que implican la realización de una endodoncia. Por ello, desde Centros Odontológicos Romano queremos hablar sobre similitudes y diferencias, aplicaciones de cada uno de estos tratamientos y los problemas que pueden ayudarnos a resolver en nuestra salud bucodental.

¿Cuál es la principal diferencia entre una endodoncia y un empaste?

La podríamos definir en que la primera implica tanto a la raíz del diente como a la corona (parte visible en boca), mientras que los empastes solo tocan la corona del diente. La endodoncia es una manera de desinfectar el sistema de conductos contenido en la raíz del diente, eliminando las bacterias que pueden afectar al hueso y a las mucosas; los empastes, por su parte, nos sirven para reconstruir el diente presente en la boca, reemplazando la estructura perdida, por ejemplo, con las caries.

Endodoncias y empastes pueden estar estrechamente relacionados. Un empaste mal colocado puede dar pie a que un paciente necesite una endodoncia: si la corona del diente no queda adecuadamente sellada con el empaste, es posible que se dé paso a la saliva, a restos de comida o a bacterias hacia la pulpa dental (nervios y vasos sanguíneos del diente). Si la pulpa resulta afectada, tendrá que ser desinfectada a través de una endodoncia, en la que se elimina el tejido orgánico y se sella con una resina específica todo el interior del diente.

¿Cuándo es necesario realizar una endodoncia?

Las endodoncias no solo son necesarias cuando un empaste está mal sellado, sino cuando la pulpa del diente queda expuesta por distintos motivos. Uno de ellos pueden ser las caries, que si no se tratan a tiempo y se agravan pueden dar pie a que un paciente necesite una endodoncia. Hay que destacar que los empastes no son una solución para las caries, sino un remedio.

Consejos para evitar un tratamiento endodóntico

La solución son las revisiones periódicas en la consulta dental, alimentarnos diariamente de manera saludable, evitar la ingesta inadecuada de azúcares (como los que encontramos en refrescos y caramelos), cepillarse tras cada comida y dedicar tiempo a una profunda limpieza dental cada noche, antes de acostarnos.

Si solo usamos el cepillo, por mucho que sea eléctrico, será insuficiente. A la limpieza hay que asociar elementos como la seda dental o los cepillos interdentales, útiles para remover los restos de comida que cada día se acumulan entre diente y diente. La mejor solución siempre es la prevención.

Avances en endodoncias

En materia de endodoncias, al igual que en otros muchos campos de la odontología, los avances están convirtiéndose en los mejores amigos del cuidado de los pacientes. Uno de los principales avances es la magnificación, es decir, el uso de lupas específicas para la correcta localización de los conductos y el buen manejo del tratamiento.

Además, hoy en día utilizamos instrumentos rotatorios altamente flexibles que permiten remover eficazmente las bacterias contenidas en el interior de la raíz y evitar el riesgo de que puedan afectar otras áreas anatómicas. También las nuevas soluciones irrigantes y el uso del láser dental son de gran ayuda para la completa remoción de la infección y garantizan un resultado rápido y seguro.

Después de haber eliminado el tejido orgánico de la pulpa, todo el sistema de conductos se rellena con una resina inerte llamada gutapercha. Esta resina es de color rosa pálido y es el material más usado en endodoncias por ser totalmente compatible con nuestras células y favorecer una rápida curación de las lesiones (infecciones endodónticas).

Un empaste, por su parte, si está correctamente realizado puede durar muchos años en la boca. Será igualmente importante mantener las revisiones periódicas acompañadas de radiografías de control, en las que se averigüe la integridad diente-empaste y si la pulpa está en sanas condiciones teniendo en cuenta la sensibilidad normal frío-calor. En casos de empastes realizados hace varios años, es buena idea volver a darle pulido y brillo con pastas diamantadas específicas para composites.

Como hemos dicho anteriormente, la mejor respuesta es la prevención. Para evitar tanto empastes como endodoncias lo ideal es seguir una correcta alimentación, en la que evitemos el abuso de refrescos, caramelos y demás productos azucarados, así como mantener una sana limpieza de boca tres veces al día, con cepillo (ya sea eléctrico o manual) e instrumentos para la limpieza interproximal, como seda dental o cepillos interproximales. Los colutorios y enjuagues bucales pueden ser útiles para refrescar el aliento, pero no sustituyen las cotidianas prácticas de cepillado.

Los lectores han llegado a este artículo buscando:

 

Tu clinica dental en Alicante, San Vicente y San Juan.

©Romano2019

Dónde estamos

ALICANTE, Plaza Ruperto Chapí nº1 03002 (Alicante) 965 21 80 57

SAN VICENTE, Av. Ancha de Castelar nº77, local derecho, 03690 San Vicente del Raspeig (Alicante). 965 66 52 26

SAN JUAN, C/ Mosén Pedro Mena, 12 Sant Joan d’Alacant (Alicante) TLF. 965 65 89 51

LEGAL

Contáctanos

Contáctanos por Email

(+34) 965 21 80 57

662 055 962

Diseñado y Desarrollado por ComunicAlicante

Pin It on Pinterest

Shares
Share This