Las caries son una de las molestias más habituales tanto en niños como adultos, y una de las causas más comunes por las que se acude al dentista. Son varios los alimentos que pueden producir la aparición de caries, como por ejemplo todos los que contengan azúcar blanco, de caña o jarabe de maíz, las mermeladas comerciales, salsas de tomate, algunos caldos de verdura envasados, algunos panes, galletas dulces, cereales de desayuno, cualquier alimento cocinado y envasado (ya que contiene azúcares), comida basura (o rápida), congelados, bebidas gaseosas, endulzantes, alcohol… La lista es larga.

¿Cuáles son los síntomas de las caries?

Las caries, incluso cuando ya son muy grandes, pueden no provocar molestias o síntomas que hagan concluir que están ahí: la gravedad del problema, y los dolores, llegan cuando se da infección del nervio. En ese caso, los síntomas provienen de la zona de dentina o de la cámara pulpar ya afectada por las bacterias, infecciones, dolores agudos al frío, dulce o incluso al calor.

En ese caso ya no es posible realizar el empaste o reconstrucción del tejido dañado (careado), sino que será necesario un tratamiento de conductos (endodoncia, que se realiza para eliminar la llamada pulpa del diente, donde se encuentran la irritación sanguínea y nervios del mismo). Por eso es importante no esperar a sentir dolor: su aparición es señal de un problema que ya ha crecido. El mejor remedio siempre es la prevención.

Por otro lado, hay algunas personas cuya percepción a la sensibilidad es alta, por lo que son capaces de identificar la pieza que comienza a molestar debido a la caries y acuden con premura a la consulta para su tratamiento, pero son pocos los casos. También ocurre que, a veces, las caries dan molestias en el paciente al morder, siendo más acusada con alimentos de dureza media o alta.

Tratamientos para reparar dientes con caries

Para reparar dientes con caries se realiza un empaste, cuyo procedimiento es el siguiente:

  • Primero anestesiamos la o las piezas a empastar y, con turbina y buena irrigación, limpiamos el tejido careado para después comprobar con cámara intraoral y cucharilla si hemos eliminado la caries por completo.
  • A continuación comenzamos la preparación de la cavidad realizada donde irá nuestro empaste, colocando un gel grabador 30 segundos y lavamos abundantemente. De esta manera, conseguimos unas retenciones microscópicas en la base.
  • Acto seguido, empleamos un adhesivo especial que penetra en los microporos conseguidos gracias al gel, y aplicamos 20 segundos de luz con la lámpara de polimerizar.

Finalmente, elegimos el composite con el que daremos la forma anatómica que la o las piezas requieran mediante la técnica capa a capa y fotopolimerizando 20 segundos cada capa. Modelamos y conseguimos los detalles finales de nuestro empaste y, por último, se comprueba que al ocluir el paciente está cómodo y comenzamos el pulido de excesos con fresas, gomas y discos para conseguir dejar la textura y suavidad propias del esmalte natural.

Conoce más—> Enfermedades bucodentales más frecuentes

Consejos para prevenir la aparición de caries dental

El concepto clave para prevenir cualquier problema bucal y en concreto las caries es tener una buena técnica de cepillado, con un correcto cepillo (eléctrico si fuese necesario, dado que el giro que ejerce su motor hace que las cerdas sean capaces de eliminar más cantidad de placa bacteriana que los cepillos manuales).

Dotarnos de una buena pasta de dientes, a ser posible rica en flúor, elemento que es capaz de adherirse al esmalte y proteger de esta manera nuestros dientes frente a la agresividad de las bacterias de la caries. Recomendamos no hacer uso de marcas blancas en este ámbito.

Como complementos de higiene pueden ser utilizados colutorios y seda o hilo dental, usados en la frecuencia que cada paciente necesite, pero lo más importante es recurrir a las revisiones odontológicas para poder concretar si existen o no caries nuevas (que en un inicio serán de pequeño tamaño) ayudados por las cámaras intraorales –de las que disponemos en nuestros centros–, o bien controles radiográficos para diagnosticar esas caries mínimas que comienzan por dentro de las piezas en los espacios de unión de unas con otras.

Si no nos revisamos cada cierto tiempo, la consecuencia es el deterioro del tejido sano debido al proceso de caries, que en algunos pacientes se da de manera muy rápida; hasta el punto de que, incluso, es capaz de eliminar prácticamente tanto esmalte y dentina que cuando se detecta ya es demasiado tarde para poder hacer un empaste, por lo que finalmente requiere ya tratamientos más profundos como endodoncias.

Los lectores han llegado a este artículo buscando:

 

Tu clinica dental en Alicante, San Vicente y San Juan.

©Romano2019

Dónde estamos

ALICANTE, Plaza Ruperto Chapí nº1 03002 (Alicante) 965 21 80 57

SAN VICENTE, Av. Ancha de Castelar nº77, local derecho, 03690 San Vicente del Raspeig (Alicante). 965 66 52 26

SAN JUAN, C/ Mosén Pedro Mena, 12 Sant Joan d’Alacant (Alicante) TLF. 965 65 89 51

LEGAL

Contáctanos

Contáctanos por Email

(+34) 965 21 80 57

662 055 962

Diseñado y Desarrollado por ComunicAlicante

Pin It on Pinterest

Shares
Share This